La extrema derecha húngara se perfila como segunda fuerza tras las elecciones europeas

A tan sólo dos semanas para las elecciones de la UE , Budapest se caracteriza por unos pocos carteles electorales relacionados con la votación. El país está a la espera de una repetición electoral de las elecciones generales de abril, en las que Viktor Orban, líder de Fidesz, logró la mayoría de los votos. En uno de los pocos carteles electorales que se encuentran – que ofrece una imagen reciclada de Orban – el tema de la campaña electoral  de Fidesz es claro: ” Nuestro mensaje a Bruselas: Respeto a los húngaros!”. El partido de centro-derecha está tratando de obtener en las urnas el resultado a su exitoso intento de defender Hungría y a su gobierno en contra de los ataques de Bruselas de los últimos cuatro años. Tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo han presionado a Budapest en lo referente al estado de derecho y la libertad de prensa. Mientras Fidesz, sin duda, ganará las elecciones de la UE, el partido de extrema derecha Jobbik también está listo para obtener muy buenos resultados el 25 de mayo. “La sorpresa sería si no resultan segundos”, dijo Csaba Toth, del Instituto Republikon. Señala que Jobbik continúa su presión a los partidos de centro, una estrategia que ya dio sus frutos en las urnas en abril. “Su objetivo estratégico es llegar a ser un partido alternativo a Fidesz “, añadió.

Jobbik está retirando sus anteriores llamamientos para un referéndum sobre la adhesión a la UE. El líder del partido, Gabor Vona, ha dicho que el objetivo del partido es llevar los salarios húngaros hasta el nivel de la UE, y detener la corrupción asociada a los fondos de la UE. Él ha comenzado a denominar a Jobbik como “UE- realista” – un partido que apoya una Europa de las naciones en lugar de unos Estados Unidos de Europa. “Se dieron cuenta de que ni siquiera sus propios votantes están necesariamente a favor de salir de la UE”, dice Tamas Lánczi de la Fundación Szazadveg. Los partidos de izquierda que se presentaron en una lista única en las elecciones parlamentarias de abril se presentan por separado en esta ocasión. La esperanza es que los votos emitidos para ellos revelarán el apoyo real detrás de cada parte, y así se decidirá el equilibrio de poder entre ellos. Pero esta táctica evitará que cualquiera de ellos supere a Jobbik en las encuestas. Los partidos también se están preparando para las elecciones municipales el próximo otoño. Los partidos de oposición de izquierda tienen cuidado de no atacarse unos a otros, ya que podrían tener que actuar conjuntamente en el nivel local.

Attila Mesterhazy, líder del partido socialista, ha dicho que menos peleas, más honestidad y el sentido común ayudarán a Hungría a lograr una mejor defensa de sus intereses en la UE. Recordó a los votantes en un discurso pronunciado el 1 de mayo que el 97% de las inversiones públicas en Hungría se hacen con dinero de la UE. Pero también criticó a la UE por ser demasiado burocrática, demasiado lenta y demasiado cara. Los socialistas pueden terminar en el tercer lugar , lo que probablemente dará lugar a una crisis de liderazgo dentro del partido. En general, las elecciones europeas serán muy similares a las elecciones generales de abril, puesto que los temas principales siguen siendo los domésticos y no los referentes a la UE. Los partidos de izquierda, conscientes de que podrían ir de nuevo juntos en algún momento, dicen poco acerca de cualquier cosa, mientras que Fidesz promete más de lo mismo. El analista Lánczi dice que el verdadero problema para Fidesz es fortalecer su posición en el Partido Popular Europeo. Ildiko Gall Pelczne, un parlamentario europeo por Fidesz y cabeza de lista del partido, dijo recientemente que espera que Fidesz obtenga de 10 a 12 de los 21 asientos de Hungría en el nuevo Parlamento Europeo (frente a los 14 actuales). En tercer lugar de la lista está Laszlo Tokes, representante de la minoría húngara en Rumania.

Los representantes de la minoría húngara en Ucrania y Serbia también podrían llegar al Parlamento Europeo a través de la lista de Fidesz, donde ocupan lugar respectivamente noveno y décimo.

Las futuras relaciones de Bruselas- Budapest
Queda por verse si Fidesz tomará un tono más conciliador con Bruselas en los próximos años. Toth sostiene que el gobierno ya ha alcanzado los principales cambios constitucionales que quería, así que los conflictos relacionados con la revisión de las leyes que Fidesz planteaba para Hungría podrían ser cosa del pasado. Pero las relaciones de Bruselas – Budapest podrían depender del conflicto de Ucrania, señala. Budapest se ha equivocado sobre Rusia, que podría llevar a tensiones si el sentimiento anti-Rusia crece en la UE. Lánczi dice que la relación dependerá de cómo evoluciona Europa. Él dice que Bruselas tiene que escuchar con más atención a los Estados Miembros, tomando en cuenta sus intereses, especialmente en los aspectos que la gente se preocupa en el contexto nacional.”