Los extremistas prosperan en las redes sociales. ¿Cómo responder?

Este año podría convertirse en un año excepcional para el extremismo online. Los partidos políticos de extrema derecha en Europa podrían lograr buenos resultados en las elecciones de 2017. Y  el llamado Estado Islámico, aunque ha perdido gran parte de su apoyo territorial, está lejos de estar muerto, como lo han demostrado los recientes acontecimientos en Berlín, Estambul y Bagdad.

Seguramente, las redes sociales seguirán desempeñando un papel en el éxito o fracaso de estos grupos extremistas.

Los medios de comunicación social son una plataforma de comunicaciones neutral que puede utilizarse para fines buenos o malos, pero se han convertido en el arma elegida por los propagandistas extremistas. Esto no es sorprendente. En las décadas de 1930 y 40, la radio era el Internet de su tiempo, difundiendo propaganda, noticias falsas y odio a través de las ondas de radio a todo el mundo. Ni la radio ni las redes sociales fueron diseñadas para tales propósitos nefastos, pero los propagandistas, entonces como ahora, entienden cómo explotar las plataformas de comunicaciones.

En los últimos años, ISIS ha alistado a miles de luchadores extranjeros a través de sus actividades online, sobre todo a través de videos publicados en YouTube y otros canales de Internet. Debido a la gran cantidad de información personal publicada en línea por los usuarios de redes sociales, los reclutadores de ISIS y otros extremistas ahora personalizan sus mensajes. Como los nazis comprendieron desde los años veinte, establecer una relación personal con un público objetivo es parte crucial de una exitosa estrategia de propaganda.

Hoy en día, los sitios de reunión ya no son la cervecería o el desfile callejero. Es más probable que sean un correo electrónico, Whatsapp y Skype.

Los grupos extremistas se acercan a aquellos que están descontentos o desilusionados con el status quo. Las redes sociales permiten a los individuos descontentos buscar personas con ideas afines o incluso reclutadores. Esto fue algo que Adolf Hitler comprendió hace más de 90 años, cuando estaba construyendo la máquina de propaganda del Partido Nazi. El movimiento nazi, señaló, “no estaba destinado a constituir una organización de contentos y satisfechos, sino a abrazar a aquellos atormentados por el sufrimiento, a aquellos sin paz, a los infelices y a los descontentos”.

En Europa, los partidos políticos de extrema derecha y de extrema derecha a menudo superan a los principales partidos políticos en las redes sociales. La Alternative für Deutschland de Alemania tiene más seguidores en Facebook que la Unión Demócrata 10Cristiana de Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata de Alemania combinados. En Francia, el Frente Nacional de extrema derecha tiene más de 400.000 seguidores, mientras que el Partido Socialista tiene menos de 50.000.

Entonces, ¿cómo abordamos este problema? Para algunos, la respuesta es cerrar los sitios web ofensivos y expulsar a los extremistas de los medios sociales. Tal censura es una respuesta directa, pero no necesariamente eficaz.

Twitter, por ejemplo, suspendió 360.000 cuentas en 2015-16 que amenazaban o promovían actividades terroristas. De acuerdo con sus directrices, Facebook prohíbe y elimina el discurso de odio y prohíbe las organizaciones terroristas y criminales. Sin embargo, los extremistas siguen encontrando espacio en las redes sociales.

Cerrar las cuentas de ISIS es un poco como un juego imposible. Una vez que se cierra un sitio, aparece otro. La propaganda de reclutamiento ya no proviene de una sola ubicación centralizada, sino que se difunde a través de muchos puntos en todo el mundo.

Mientras que pocos defensores de la libertad de expresión podrían impugnar la decisión de cerrar cuentas que abiertamente abogan por el terrorismo o el asesinato, ¿dónde debería trazarse la línea? ¿Deberían cerrarse los sitios que promueven el “Islam radical”, incluso si no abogan explícitamente por la violencia? ¿Qué hay de los vídeos que muestran los mercados, parques de atracciones o escuelas en el territorio de ISIS? ¿Qué pasa con los sitios que muestran familias felices, étnicamente homogéneas, junto con eslóganes atractivos sobre la belleza de su patria?

Algunas compañías de medios de comunicación social, como Facebook, argumentan que el contra-discurso puede ser una herramienta más eficaz para abordar el extremismo que la censura por sí sola. Esta línea de razonamiento anima a la gente a responder a las narraciones extremistas con sus propios contra-argumentos. De esta forma, los medios de comunicación social fortalecen el mercado de ideas sin poner en peligro la libertad de expresión. Hoy en día muchas empresas online están desarrollando manuales y herramientas para grupos de lucha contra el extremismo en sus plataformas.

Del mismo modo que no hay un solo camino hacia la radicalización, no hay un solo camino para detener el extremismo. Además de frenar o combatir el discurso peligroso, debe darse una fuerte respuesta educativa. Las audiencias, especialmente las más jóvenes, necesitan aprender a reconocer y desconstruir la propaganda y a convertirse en consumidores críticos de información.

Esta no es una idea nueva. Los educadores estadounidenses a finales de la década de 1930 instaron a los estudiantes a aprender cómo discernir los hechos reales de los falsos en los medios de comunicación. Las clases de análisis propagandístico alentaron al alumnado a adoptar un escepticismo sano hacia la información, en lugar del cinismo, y promover la tolerancia religiosa, racial y étnica en un momento en que los valores democráticos estaban siendo amenazados por el fascismo, el nazismo y el comunismo.

Esa “educación del consumidor” es ahora especialmente importante. Un estudio reciente de la Universidad de Stanford llegó a la conclusión de que incluso los estudiantes con conocimientos digitales son incapaces de distinguir entre información real y falsa en Internet y redes sociales y son por tanto, fácilmente engañados. El uso de algoritmos para reconocer noticias falsas o el discurso de odio no resolverá este problema por completo, ni la contratación de inspectores para tamizar a través de las publicaciones de 1,8 millones de usuarios de Facebook. La educación debe ser parte de la solución.

No hay soluciones simples para contrarrestar el extremismo online. Tampoco es sólo la responsabilidad de las empresas de medios de comunicación o los gobiernos. El extremismo es un problema global que requiere una respuesta global sostenida por individuos, comunidades y gobiernos.